01_AFRICA_RAINBOW_GROUP.jpg

Publicado el 9 de Noviembre de 2021

Cómo responder al calentamiento global y a el golpe del calor del verano

En los últimos años, el calentamiento global ha sido objeto de muchos debates y está en el centro de nuestra vida diaria. Si nos fijamos en los indicadores del ONERC (Observatorio Nacional sobre los Efectos del Calentamiento Global) que describen el estado del clima, podemos ver claramente que la temperatura media mundial ha aumentado desde los años 80. Basándose en la temperatura media entre 1960 y 1990, la temperatura media mundial en 2016 fue de +0,86°C, el año más cálido desde 1850.

évolution températures moyennes mondiale.png

Las consecuencias de un aumento de la temperatura para los pollos

Estas diferencias de temperatura con respecto a los valores de referencia pueden ser más o menos importantes en función de la zona geográfica. En Francia, en 2020, la diferencia con respecto a la temperatura media entre 1960 y 1990 era de +2,3°C. También en Francia, el número de días de calor (temperaturas máximas superiores a 25°C) está aumentando, con un promedio de +6 días cada 10 años. Por último, los fenómenos climáticos excepcionales son cada vez más frecuentes, con temperaturas extremas nunca superadas en algunos países y desastres naturales, como incendios forestales, inundaciones y sequías.

Este aumento de la temperatura media mundial es un tema importante y preocupante para las casas de genética, en particular las de avicultura. Las aves son muy sensibles a los fenómenos ambientales desafiantes, como los aumentos de temperatura, que pueden causar estrés térmico. Más que al calor persistente durante el verano, las aves son más sensibles a los primeros golpes de calor cuando no están acostumbradas y a las grandes amplitudes de temperatura entre el día y la noche. Por ellos, los primeros días del verano suelen ser los más peligrosos. Hasta los 25°C, el riesgo de mortalidad es muy bajo, pero se puede notar una disminución del rendimiento. Por encima de los 30°C, es importante hacer todo lo posible para evitar una mortalidad excesiva de la parvada.

Las soluciones de la SASSO

En la SASSO, hemos decidido ampliar nuestro esquema de selección a Burkina Faso, para anticiparnos a los problemas de rendimiento relacionados con el calentamiento global. De este modo, probamos el rendimiento de nuestras líneas de pedigrí en condiciones de calor extremo, donde la temperatura media anual es de 28,1 °C, es decir, 14,4 °C más que la temperatura promedia francesa. A esto se añaden los problemas de las materias primas para la formulación del alimento, la calidad del agua y las presiones sanitarias. Esta selección natural y genética permite identificar las familias más resistentes y eficaces en condiciones extremas. Así, de una generación a otra, podemos eliminar del núcleo genético las familias más sensibles a la temperatura.

Aunque la genética se presente como una respuesta positiva al cambio climático, la zootecnia sigue siendo esencial.

Para garantizar la viabilidad de los lotes de reproductoras y su buen rendimiento, debemos preparar la transición a la temporada de verano.

Esta preparación podría comenzar ya en la fase embrionaria. Hulet R. et al (2007) muestran que las altas temperaturas al final de la incubación (temperatura de la cáscara a ~38,6°C) parecen aumentar la tolerancia al calor de los pollitos, permitiéndoles resistir el golpe de calor y obtener mejores rendimientos de peso. Sin embargo, los umbrales de tolerancia del embrión son todavía muy poco conocidos, y sabemos que los embriones toleran más la falta de calor que el exceso de calor. Por lo tanto, es necesario permanecer atento a las instrucciones de incubación y eclosión.

La adaptación de una parvada a las temperaturas del verano y a la ola de calor empieza con el inicio de crianza de los pollitos de 1 día. Para mejorar la termorresistencia de los pollitos, ya sean pollos de engorde o reproductoras, las temperaturas ambientales pueden ser de 1,5 a 2°C más altas que las temperaturas medias objetivo. Esta experiencia desde los primeros días de edad será registrada por el cuerpo, y la parvada se verá entonces menos afectada por las temperaturas repentinas. Esto es lo que estamos haciendo en la crianza de los pollitos para engorde o reproductoras en Burkina Faso.

reproductrices SASSO-Burkina Faso.png

En Burkina Faso, nuestras pollitas reproductoras demostraron una fuerte respuesta adaptativa a su entorno. A pesar de las temperaturas cercanas a los 40 °C durante el período caliente y seco, y de las noches poco refrescantes (25 °C como mínimo), no observamos ninguna dificultad relacionada con el estrés térmico: jadeo constante para evacuar el calor (la frecuencia respiratoria puede multiplicarse hasta por 10: es lo que se conoce como hiperventilación), alas abiertas y plumas dorsales erectas que les permiten maximizar las superficies de contacto entre la piel y las corrientes de aire vinculadas a la ventilación para un mejor confort, y una actividad muy reducida en los momentos más caliente. Estas adaptaciones son posibles en parte gracias al diseño de los edificios, que permite que el aire fresco fluya directamente hacia los animales.

A menudo hablamos de temperaturas, olvidando el término de humedad relativa (principalmente en galpones cerrados). De hecho, el estrés térmico de las aves resultara de una combinación de los dos parámetros mencionados.

Este es un gráfico que indica la zona de comodidad para los pollos de color (zona termoneutral) teniendo en cuenta la temperatura y la humedad. Por supuesto, esto es sólo una ilustración. Sabemos que las temperaturas de bienestar dependen de la edad de las aves, de su plumaje y de su crecimiento.

réduire le stress thermique chez les volailles.jpg

Adaptar la dieta de los pollos

Es importante entender que, cuando hace calor, no tiene sentido sobrecargar el ambiente con agua a través de sistemas de refrigeración por pad cooling o de nebulización, lo que aumentaría la humedad en el edificio (si el nivel de humedad en la zona geográfica ya está muy saturado, por ejemplo). Favorecer los sistemas de ventilación con dispositivos que aumenten la velocidad del aire para reducir la temperatura y la humedad percibidas del edificio o enfriar el aire entrante mediante un climatizador.

Es esencial ajustar la actividad de los animales y los horarios de alimentación cuando hace calor. En las horas más calientes del día, hay que asegurarse de que las aves no estén activas ni digiriendo (esto último aumenta la termogénesis, que genera calor en el cuerpo y puede causar estrés térmico). Para garantizar que el buche esté totalmente vacío en estas épocas de calor, y para evitar que las aves se activen, es importante cambiar los horarios de alimentación a las horas más frescas de la mañana, y una vez alcanzado el pico de calor, a la tarde. En casos excepcionales, es posible cambiar el programa de luz para que las aves puedan alimentarse más fácilmente. En algunos países en los que la legislación lo permite, el uso de la alimentación de medianoche permite a las aves consumir y digerir durante las horas más frescas del día.

En caso de temperaturas extremas (días de canícula), la ración diaria puede dividirse hasta en un 50% para anticiparse a una posible mortalidad alta en el lote. El rendimiento de la parvada puede bajar como resultado de estas medias raciones: reducción de la postura, disminución del tamaño de los huevos, ligera caída de peso. Sin embargo, no se trata de un fenómeno irreversible, que le permita, posteriormente, recuperar su rendimiento inicial. Así, tan pronto como el golpe haya pasado, es posible volver a estimular a las aves a razón de 10g/d. 9 de cada 10 veces, verás que tu tamaño de huevo y tu postura vuelven a la normalidad. Por otro lado, en raras ocasiones se puede observar un aumento del peso vivo en lugar de volver al rendimiento original. Es importante querer controlar la mortalidad durante el golpe de calor, a veces a detrimento del rendimiento, durante unos días.

Elija un alimento más rico en energía y con menos proteínas. Una dieta rica reducirá el consumo de los animales, al tiempo que les proporcionará los nutrientes esenciales. Un alimento tipo pelet también fomentará la ingestión al aumentar la densidad energética del alimento. Limitar los hidratos de carbono y favorecer las grasas para reducir la producción de calor. Por último, promover la disponibilidad de antioxidantes (vitamina C, E), bicarbonato de calcio, vitamina D y electrolitos.

Como se ha mencionado anteriormente, el jadeo es una adaptación a las temperaturas altas para reducir la temperatura corporal. A través de esta alta frecuencia respiratoria, las aves eliminarán más CO2, disminuyendo así la concentración de CO2 en la sangre y aumentando por tanto el pH sanguíneo. Para luchar contra este fenómeno, las aves liberan iones de bicarbonato y electrolitos (K, Na) en sus excrementos. Este equilibrio electrolítico se ve así alterado y genera una pérdida de agua. Por lo tanto, los animales se deshidratan mucho más rápido y tienen grandes dificultades para bajar su temperatura corporal.

Como el alimento se consume menos en situaciones de calor, la absorción de electrolitos es limitada, lo que no permite recuperar un equilibrio electrolítico suficiente y rápido.

Por lo tanto, es importante proporcionar un acceso suficiente al agua fresca (puntos de agua fácilmente accesibles en cualquier momento del día), para fomentar el consumo de agua (la calidad de la cama puede degradarse). Ofrecer agua fresca a los animales le obligará a purgar sus tuberías, evitando así el fenómeno del agua caliente estancada, que favorece el desarrollo bacteriano (creación de biopelículas).

Como ya se ha mencionado, es muy recomendable aportar una solución rica en electrolitos a través del agua para evitar estos fenómenos de deshidratación, además de antioxidantes.

Por último, el nivel de grasa es un factor clave a la hora de preparar un lote para las temperaturas del verano. Mientras que en los lotes llamados "de invierno" se intentará que haya más grasa disponible para quemar, para compensar la falta de calor, en los lotes llamados "de verano" se intentará evitar el exceso de grasa. El exceso de grasa provocará un aumento del calor corporal debido a la dificultad para evacuar el calor creado. El aumento del flujo sanguíneo para enfriar el cuerpo en la superficie debilitará el corazón de las aves de corral, al igual que ocurre en los seres humanos, que ya están sometidos a estrés térmico. En caso de golpe de calor, los animales más sensibles son los más pesados. Por lo tanto, es esencial no gestionar sus lotes de reproductoras de la misma manera en invierno y en verano.

Como puede ver, las olas de calor del verano no pueden prepararse unos días antes del primer golpe de calor. Desde el primer día de edad, podemos hacer todo lo posible para acostumbrar a nuestras aves a las altas temperaturas y adaptar su crecimiento y metabolismo a sus futuras necesidades. Por último, aunque se perciban pérdidas económicas, es esencial hacer todo lo posible para atenuar la mortalidad de los primeros golpes de calor, en detrimento del rendimiento zootécnico de la parvada. Como esto ultime es reversible, el impacto económico será menor.

Este estrés térmico hace que las aves son más susceptibles a las enfermedades e infecciones. Esta es otra buena razón para hacer todo lo posible por mantener a nuestras aves cómodas durante estos tiempos complicados.

Artículos relacionados

, by
Nuevos sitios de abuelas y líneas puras en América

Desde su fundación, la exportación siempre ha estado asociada al desarrollo de Sasso y, con el tiempo, tuvo cada vez más una mayor importancia. Con nuestro deseo de estar lo más cerca posible de nu...