le management nutritionnel des poulettes (2).jpg

Publicado el 14 de Febrero de 2022

Manejo alimentario de las reproductoras en crianza

El periodo de crianza de las pollitas reproductoras es una etapa clave en la vida de los animales que les permitirá expresar o no su potencial genético. Con el objetivo de obtener un rendimiento técnico y económico en la producción, la calidad del manejo de las pollitas durante las primeras 20 semanas de vida debe seguir algunas reglas.

En este artículo queremos dar algunos consejos sobre la gestión nutricional de las pollitas durante el periodo de crianza. Las recomendaciones nutricionales están disponibles en nuestra página web y con nuestros miembros del equipe de ventas, así que no dude en ponerse en contacto con ellos para obtener más información.

El crecimiento de las pollitas reproductoras se divide en 3 fases muy importantes. Cada una de estas fases va acompañada de una fórmula de alimentación específica que cumple los diferentes retos y objetivos de desarrollo de los animales.

1/ La fase de inicio, de 1 día a 5 semanas de edad:

El objetivo de esta primera fase es asegurar el perfil de crecimiento de los pollitos para garantizar el correcto desarrollo físico de los futuros reproductores. En primer lugar, tratamos de promover el desarrollo de todos los órganos del sistema inmunitario (todos los órganos excepto los de la reproducción) y, a continuación, de garantizar el desarrollo esquelético y muscular de las pollitas.

Por lo tanto, es fundamental hacer todo lo posible desde la llegada de los polluelos para favorecer la ingestión de un alimento rico en proteínas (desarrollo de los órganos), lisina y otros aminoácidos complementarios (desarrollo muscular, emplumado de los animales) y con una relación calcio/fósforo equilibrada (cercana a 2) para favorecer un buen crecimiento óseo. Un fuerte desarrollo del esqueleto permite obtener masa muscular más adelante. Una buena premezcla es necesaria para garantizar la calidad de todos los nutrientes sin ninguna degradación durante la preparación del alimento.

En esta primera fase, se recomienda presentar el alimento en forma de migas (con una granulometría adaptada al tamaño de los animales: mm para un iniciador) para concentrar el alimento y evitar que los pollitos lo seleccionen. Presentar el alimento en forma de harina durante esta primera fase podría provocar desequilibrios dietéticos y no estimularía a los pollitos a consumir (esto se observa muy poco en el campo).

A la llegada de los pollitos, se recomienda proponer un número suficiente de comederos (y bebederos) para garantizar la interacción de los pollitos entre sí, con el entorno y con el alimento, y para que cada uno pueda consumir el alimento (1 plato para 50 pollitos). Una vez retirado el material de inicio (después del 8º día de edad), se recomienda prestar especial atención al espacio en los comederos durante todo el periodo de crianza (una gallina enana de 20 semanas de edad necesita, por ejemplo, 11,5 cm de espacio en los comederos).

Dependiendo de la riqueza de la fórmula del alimento, podemos recomendar dejar a los pollitos a voluntad durante las primeras 2 semanas de vida. Sin embargo, esta no restricción debe ir acompañada de un vaciado diario de 1 a 2 horas del plato para permitir que todos los pollitos consuman las partículas finas. Estas particulas finas contienen principalmente aminoácidos y vitaminas esenciales para el buen desarrollo de las pollitas, por lo que no deben desecharse si no se consumen. Un plato vacío también estimula el comportamiento de rascarse y picarse y fomenta la ingestión de rechazos (mejora el índice de conversión del alimento y, por tanto, reduce los costes de producción).

Una dieta alta en proteínas en las primeras etapas de la vida puede causar algunos disturbios digestivos. Por eso recomendamos complementar el agua desde el primer día con ácidos orgánicos (no ácidos minerales que pueden desmineralizar el esqueleto) para amortiguar el pH en torno a 3,5-4. Esta reducción del pH del agua favorecerá la digestión de los pollitos y evitará cualquier forma de enteritis durante los primeros días/semanas de vida. Esta acidificación del agua es interesante durante las primeras 5 semanas de vida, luego por período, en cada transición alimentaria o antes y después de cada estrés ambiental (térmico, por ejemplo). Así se evita la aparición de E. coli cuando los animales son débiles.

Por último, se aconseja ofrecer una noche de 18 horas el 5º día de vida para que los pollitos descansen y hagan la digestión. Este método permite reducir considerablemente el número de pollitos bloqueados desde el punto de vista de la digestión (pollitos que no crecerán más).

Por último, es importante controlar el crecimiento de las pollitas cada semana. Dependiendo de la uniformidad de la parvada, se recomienda la clasificación en 2 o 3 lotes a partir de las 3 o 4 semanas de edad para dirigir el conjunto de la parvada en diferentes grupos de peso. Este método permite tener un lote mucho más uniforme a las 20 semanas de edad que un lote con un solo grupo y, por tanto, permite sincronizar mejor el inicio de la postura.

Por lo tanto, esta fase de inicio es muy importante y requiere que se proporcione a los pollitos comodidad y manejo de la accesibilidad durante las primeras 5 semanas de vida. Una pollita de 5 semanas de edad debe tener una puntuación de quilla de alrededor de 4 (suficientemente redonda). Las autopsias deben mostrar una capa muy fina de grasa alrededor de la molleja a esta edad. La ausencia o la presencia excesiva de grasa refleja un mal desarrollo corporal de la pollita.

le management nutritionnel des poulettes (1).jpg

2/ La fase de mantenimiento, de 6 a 15 semanas de edad:

El objetivo de esta segunda fase es continuar el desarrollo esquelético y muscular de los reproductores a un ritmo más lento, manteniendo una buena uniformidad de lotes. Esta fase puede dividirse en dos etapas: de 6 a 10 semanas, y luego de 11 a 15 semanas con niveles nutricionales aún más bajos.

A estas edades se busca reducir los niveles nutricionales de la fórmula del alimento para mantener el control del desarrollo del animal. Por lo tanto, reducimos los niveles de proteína, lisina y aminoácidos complementarios, al tiempo que aumentamos los niveles de fibra en el alimento. Esta alimentación más celulósica reduce el valor energético del pienso y, por tanto, aumenta la cantidad consumida. El contenido de celulosa del alimento aumenta naturalmente el tiempo de consumo, lo que ayuda a mantener una buena uniformidad del lote. Esto también tiene un efecto positivo en el comportamiento de las pollitas, que están ocupadas durante más tiempo. Para una mejor uniformidad del lote y un comportamiento menos nervioso, recomendamos alimentar en la oscuridad.

Esta fase de mantenimiento es también la fase en la que empezamos los días de ayuno. Como esto puede ser percibido como estresante por las pollitas, preferimos extender esta transición de comida en 7/7 a un sistema en 5/2 durante varias 2-3 semanas. Estos días de ayuno permiten al buche desarrollar su elasticidad y su capacidad de ingerir grandes cantidades de alimento en poco tiempo. Un alimento con más fibra es de nuevo una ventaja en esta fase de mantenimiento.

Una vez más, es importante controlar semanalmente el aumento de peso de los futuros reproductores. Como se mencionó anteriormente, una pollita de 5 semanas de edad debe tener una puntuación de 4 en la columna vertebral. Intentaremos introducir en esta fase de mantenimiento a una pollita con una puntuación de quilla (entre 10 y 15 semanas de edad) entre 2 y 3. En la necropsia, la pollita no debe tener una gran capa de grasa. Una capa de grasa mínima, o idealmente ninguna, es importante en esta etapa. Un engorde excesivo puede provocar un inicio prematuro del desarrollo sexual de las pollitas.

3/ La fase previa a la postura, desde las 16 semanas de edad hasta los primeros huevos:

El objetivo de esta última fase de la cría es desarrollar el sistema reproductivo de las pollitas, empezar a acumular calcio en el hueso medular y, por último, permitir que las pollitas reproductoras desarrollen una pequeña reserva de grasa.

Por lo tanto, esta fase va acompañada de un aumento de los niveles de proteínas y aminoácidos para desarrollar el oviducto y el racimo de ovarios. El objetivo es aumentar el valor energético del alimento en esta etapa para permitir que las gallinas acumulen una pequeña reserva de grasa justo antes de la postura. Será importante no dejar que la gallina utilice sus reservas para producir un huevo, de ahí la importancia de tener una reserva mínima.

Por lo tanto, la GMD de las pollitas en la fase de puesta debe ser mayor que en la fase de mantenimiento. Al inspeccionar los huesos de la pelvis antes de la puesta, deben estar cubiertos por una ligera capa de grasa y la grasa abdominal debe palparse ligeramente.

En esta etapa, para estimular el desarrollo del racimo de ovarios, también se recomienda aumentar gradualmente la duración del acceso al agua por día. 2 semanas antes de la transferencia de las gallinas, se recomienda añadir 15min de agua/día con el objetivo de que la duración del agua sea igual a la duración de la luz el día de la transferencia. El lote corre el riesgo de degradar gravemente la camada, lo que tiene poco efecto al final del periodo de cría. Sin embargo, si la parvada permanece en el mismo edificio durante la producción, recomendamos un sistema de gestión del agua diferente para evitar esta degradación de la cama.

Por fin, esta fase nutricional va acompañada de un aumento de los niveles de calcio como preparación para la postura. El objetivo es reforzar la médula ósea con calcio para que las gallinas ponedoras tengan suficientes reservas de calcio en caso de necesidad una vez iniciada la postura. Tenga en cuenta que el ácido orgánico ayuda a almacenar el calcio.

Lo que hay que recordar:

El periodo de crianza es tan importante como el de producción. Una buena gestión nutricional permite cubrir las necesidades de las pollitas reproductoras durante las tres fases diferentes de crecimiento: una fase de desarrollo de los órganos del sistema inmunitario, del esqueleto y de la masa muscular, una segunda fase de mantenimiento y, por último, una fase de preparación para la postura. Tres fases con diferentes retos y objetivos que requieren la observación de los animales, su comportamiento y su nivel de engorde.

Le recordamos que nuestras líneas se seleccionan en función de diferentes rasgos que pueden ser o no complementarios: por ejemplo, la postura de huevos y el rendimiento de pechuga. La mejora del rendimiento en rasgos específicos conlleva cambios en la morfología esquelética y muscular. Esto implica necesidades que cambian de una generación a otra.

Tomemos como ejemplo una hembra SA51A. En el espacio de 3 generaciones (18 meses), hemos aumentado la cantidad de huevos para incubar por 1 huevo entre las 26 y 57 semanas de edad. Por tanto, es fácil imaginar que, a lo largo de varios años, las necesidades de producción cambian, al igual que las de mantenimiento. Por lo tanto, es importante tener en cuenta que cada lote es diferente. Nuestros estándares siguen siendo indicadores que usted puede adaptar a su entorno con la ayuda de su técnico de ventas de Sasso.

En el próximo artículo hablaremos de los consejos nutricionales durante el periodo de producción para garantizar un buen rendimiento técnico y, sobre todo, económico de la parvada.

Artículo escrito en colaboración con Baptiste RUEL - Ingeniero avícola MG2MIX

Artículos relacionados

, by
Manejo nutricional de las hembras reproductoras de SASSO

En este artículo se examina la gestión nutricional durante una nueva fase de crecimiento de las gallinas. Cómo tener en cuenta sus nuevas necesidades de alimentación y al mismo tiempo ponerlas en l...

La SASSO actualiza su guía de manejo de reproductoras

En SASSO, nuestros programas de selección han evolucionado, acentuando sobre la resistencia al calor, la rusticidad de nuestros productos y la búsqueda de una optimización del rendimiento técnico, ...

, by
El equipo de ventas de la SASSO participa a un seminario con sus homólogos del matadero Fermiers Landais

El jueves 23 de septiembre, SASSO, representada por Laurent SALLES, su Director General, Edouard PERRAULT, su Director Comercial, y Pascal FOUINEAU, su Representante Comercial para Francia y Europa...